El sujeto creador

Descubrir las potencialidades del sujeto creador que llevamos dentro nos abrirá caminos como agentes de cambio

Hoy más que nunca asistimos a un re-nacer de la humanidad. El aislamiento preventivo frente a la amenaza externa del virus está generando en forma exponencial una disposición de las personas para redescubrir sus potencialidades.

Esta pausa acelerada ha logrado que las personas se permitan un ejercicio introspectivo sobre su propio ser. Repensar el sentido de la propia vida o el propósito que realmente nos moviliza, nos motiva, nos interroga sobre la huella personal que deseamos dejar en nuestro camino.

Es el momento de elevar la conciencia colectiva sobre las posibilidades de transformarnos y transformar el sistema que integramos.

Será un desafío despertar el sujeto creador que llevamos dentro. Quebrar el statu quo de la comodidad o de la conformidad con el estado de las cosas. Asumirnos como verdaderos agentes de cambio a partir de nuestro metro cuadrado de responsabilidad.

En el sujeto creador que somos, como artistas de nuestra propia vida en palabras de Zigmunt Bauman, existen tres grandes lugares: lo dado, lo imposible y lo posible y dos límites entre esos lugares. En lo dado colocamos lo ya constituido, del mundo de lo conocido.

Por otro lado hay un empuje de nuestro psiquismo creador a atravesar el límite de lo dado, para desorganizar las formas ya establecidas y trasladarnos a nuevos espacios de lo desconocido. Implica una lucha para transgredir el límite, abriéndonos a una experiencia liberadora hacia muchas direcciones. La caída en lo imposible es un riesgo de esta movilización. Lo posible se constituye como nueva zona de realidad, de la que luego nos alejaremos bajo la forma de duelo o desapego. Nos desidentificamos para crear una nueva realidad.

Estos procesos creadores impulsan arribos a diferentes niveles de conciencia, por los cuales el pensamiento que activan, la sensibilidad y los contenidos de imágenes que emergen, constituyen mundos en estado de renacimiento, descubrimiento y expansión.

Imaginemos el potencial colectivo de despertar estos procesos para transformar el mundo en el que vivimos e irradiar los valores humanos que necesitamos fortalecer para integrarnos socialmente con nuestros semejantes y con la madre naturaleza.

Es tiempo de desafiar al sujeto creador que somos….

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *